Ronda Guinardó, 220, 08041 Barcelona Tel. 933019563 - info @ almecija-advocats.com - www.almecija-advocats. com

6 de setembre de 2010

RUIDOS: cómo resolver el problema de la contaminación acústica (III)

Me ha llegado al correo electrónico una consulta en relación a cómo resolver los problemas ocasionados por unos okupas que están viviendo en una finca privada contigua en la que además se realizan actividades de tipo cultural, tales como conciertos, talleres y otras que ocasionan a menudo problemas de ruidos.

En este caso y dadas las circunstancias puede resultar difícil o incómodo dialogar directamente con los que ocasionan el ruido ya que no hay un responsable identificable de las actividades que en dicha finca se llevan a cabo, conviene realizar una instancia al Ayuntamiento que corresponda. En realidad, para conseguir resultados, es posible que deba realizarse más de un escrito. Es competencia municipal resolver el problema que me plantea. En el supuesto que el consistorio no ejerza sus funciones inspectoras y sancionadoras también podemos poner los hechos en conocimiento del Síndic de Greuges (o Defensor del Pueblo que corresponda). Naturalmente en caso que el ruido sea en horario nocturno, o diurno a determinados límites se puede llamar a la policía local para que se persone en el lugar.

La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Sala de lo Contencioso Administrativo, de 18 de julio de 2003, reconoció el derecho de un ciudadano a ser indemnizado por el Ayuntamiento de Barcelona ya que el consistorio tardó más de 4 años en adoptar medidas para solucionar el problema de los ruidos y vibraciones ocasionados por una Asociación Cultural ubicada en una casa okupada. Ello que ocasionó que el ciudadano tuviera que realizar múltiples gestiones y comparecencias, presentar escritos y solicitar el asesoramiento de un abogado para defender sus derechos.

El Ayuntamiento, como defensa, únicamente puso de relive la dificultad de su labor inspectora cuando se trata de actividades irregulares y no se cuenta con la colaboración de las personas que las dirigen.